Incontinencias. Consejos y Tratamientos

INCONTINÈNCIA URINÀRIA

¿Cuáles son sus causas?

Hay muchos factores que pueden provocar incontinencia urinaria, o debilidad y problemas en la vejiga. A continuación te indicamos alguno de ellos:

  • Debilitación de los músculos del suelo pélvico como resultado de un parto vaginal.
  • Trastornos que afectan al sistema nervioso y, por tanto, a la comunicación entre el cerebro y la vejiga: un infarto, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson o lesiones en la médula espinal.
  • Defectos de nacimiento en el sistema urinario.
  • Lesiones derivadas de un accidente.
  • Cierto tipo de medicamentos como antidepresivos, sedantes, diuréticos o relajantes musculares.
  • Cierto tipo de procedimientos médicos como la cirugía de próstata.

La incontinencia no está provocada por:

  • La edad. No obstante, es cierto que al hacernos mayores nuestro cuerpo experimenta ciertos cambios que pueden contribuir a la aparición de problemas de incontinencia. Algunos ejemplos de ello son el agrandamiento natural de la glándula prostática en los hombres o la disminución del nivel de estrógenos tras la menopausia en las mujeres.

De todas formas, la incontinencia puede estar provocada por algo tan sencillo como beber líquido en exceso, o por factores más graves como problemas en el tracto urinario o en los órganos reproductores. 


INCONTINÈNCIA FECAL

¿Qué tipos de tratamientos existen?

Al igual que hay muchos tipos de incontinencia, también existen muchos tipos de tratamientos. Lo bueno es que la gran mayoría de las personas encuentra uno que ayuda a mejorar su calidad de vida de forma significativa. En esta sección encontrarás las descripciones de los principales tratamientos, así como el tipo de incontinencia al que están dirigidos.